lunes, 19 de septiembre de 2011

Características físicas de las serpientes:

Se caracterizan por presentar un cuerpo alargado y cilíndrico; no tienen extremidades, y tienen un esqueleto óseo muy flexible. A las serpientes (y todos lo reptiles) se les denomina animales de "sangre fría", debido a que no tienen capacidad de regular por sí mismos su temperatura corporal.
 
La piel es seca y no húmeda o babosa como la de los anfibios (ranas, sapos).
Las serpientes no son ciegas (aunque no poseen muy buena visión); gracias a una serie de órganos especiales pueden sentir el calor y oler , detectando lo que se encuentra a su alrededor.
En cuanto a la alimentación, dependiendo de la especie y el tamaño, comen diversos tipos de animales, por ejemplo artrópodos, peces, roedores, anfibios pequeños, reptiles (garrobos y lagartijas), pero también tenemos aquellas que por ser serpientes "arborícolas" atrapan principalmente aves y murciélagos. Las especies grandes no venenosas, como las boas basan su alimentación en mamíferos, como ratas, conejos, pisotes, etc. Otras no venenosas, se alimentan exclusivamente de serpientes y se les llama "ofiófagas"; en nuestro país el ejemplo clásico es la zopilota (Clelia clelia) depredador de nuestra principal serpiente venenosa, la "terciopelo" (Bothrops asper).
Los apareamientos o cópulas varían según la especie, unas en época seca, varias en época lluviosa y otras durante todo el año. Dependiendo de la especie varía el número y tamaño de las crías, por ejemplo en el Serpentario del Instituto Clodomiro Picado (UCR) se han dado casos de partos de serpientes que van desde 6 hasta 90 recién nacidas, y con una variabilidad en el tamaño entre 12 y 48 cm de longitud.

1 comentario: